¿Estás seguro de que te comportas como un humano?

Un segundo. Dicen que ese es el tiempo que tarda un usuario de Internet en decidir si sigue navegando por una web o si cierra la ventana y se va a hacer otra cosa. Por eso, en la red y también fuera de ella es importante atrapar a las personas desde el primer impacto. Los medios de comunicación, con su pirámide invertida, el reconocimiento de la importancia del lead y, por qué no reconocerlo, el creciente sensacionalismo de los titulares, hace tiempo que son conscientes de ello. La literatura, además de la ensayística, se encaminan hacia el mismo lugar. El lector de hoy no suele conceder segundas oportunidades. No tiene, o cree que no tiene, más tiempo.

Jaron Lanier

Jaron Lanier, autor de ‘Contra el rebaño digital’

Pensaba todo esto al iniciar la lectura del ensayo de Jaron LanierYou are not a gadget’, traducido en castellano con un muy libre ‘Contra el rebaño digital’. Lanier, parte activa en la creación de empresas como Google y Adobe, es un tipo crítico con los efectos que Internet tiene sobre las personas y con la despersonalización de la persona (ya me perdonaréis la redundancia necesaria). El primer dardo con el que lo explica no puede ser más contundente:  “Estamos a principios del siglo XXI, lo que significa que estas palabras serán leídas sobre todo por no personas; autómatas o muchedumbres aturdidas que ya no actúan como individuos”.

Imposible no querer profundizar en sus argumentos.

Sobre todo, porque Lanier va contra corriente. En medio del consenso bastante generalizado en relación a que Internet, y el social media en particular, potencia la conciencia crítica del individuo y convierte a la persona en un ser activo con capacidad de crítica, Lanier alza la voz y advierte de los peligros: Nos estamos olvidando de la persona al confiar de forma ciega en la máquina.

Pero, ¿creemos, como Lanier, que en las redes sociales actuamos como autómatas? Muchos diríamos, a bote pronto, que no. Sin embargo, después de darle vueltas, me acerco al autor. Como mínimo, al reflexionar sobre cómo deberíamos actuar en redes sociales si lo hiciéramos de verdad como personas.

Lanier da una serie de consejos para ser más humanos en Internet.

“No postees comentarios anónimos a menos que realmente puedas correr algún peligro.

Crea un sitio web que exprese algo sobre ti que no encaje en el molde disponible de una red social.

Cuelga de vez en cuando un vídeo cuya creación te haya exigido cien veces más tiempo que el necesario para verlo.

Escribe una entrada de blog que te haya exigido semanas de reflexión hasta que has oído la vocecilla interior que necesitaba salir.

Si twitteas, trata de innovar buscando una forma de describir tu estado interior en lugar de recurrir a sucesos externos, para evitar el peligro de creer que los sucesos descritos objetivamente te definen, de la misma manera que definirían a una máquina”.

Y ahora, ¿entiendes por qué Lanier habla de “autómatas aturdidos que ya no actúan como individuos“?.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

8 comentarios

  1. Vagamente me recuerdo de una frase que me enseñaban en IBM ya 1968:
    “Todo trabajo que se puede sustituir por una maquina es in-humano”.

    Responder
    • Cristina Vives

       /  07/06/2012

      Muy en relación con Lanier, sin duda… Muchas gracias por tu comentario.

      Responder
  2. Laura

     /  24/05/2012

    Hola Cristina, una vez más te felicito. Muy interesante y lo más importante, siempre nos haces pensar y reflexionar con tus posts.

    Responder
    • Cristina Vives

       /  25/05/2012

      Muchas gracias, Laura. Es bueno hacer pensar y aceptar el reto de pensar, ¿no? Sobre todo los que vivimos estresados y de vez en cuando necesitamos un segundo (o tres horas) para tomarnos un respiro y entender que es lo que queremos ser.

      Responder
  3. ¿Qué puedo hacer en un segundo que sea satisfactorio para mis sentidos, que me permita el tiempo necesario para completar el acto, que me permita conectar las ideas relacionadas y reflexionar sobre ellas o que reúna la información y significado necesario para que mi cerebro de homo sapien sapien tome una decisión?

    ¿Qué puedo hacer? Pues, no sé. Estornudar, quizá. Toser. Reírme. Sacar la mano del fuego.

    En un segundo. Segundos. Un concepto absurdo pero que hemos aceptado como norma e incluso necesidad para gestionar nuestras actividades delante del ordenador y especialmente en la recepción y digestión de narrativas, mensajes, lectura y relaciones establecidas en muchas redes sociales.

    Crazy, ¿no?

    Menos mal que alguien con la trayectoria profesional y conocimiento del internet y su arquitectura dice que sí, que es una locura. Que no debemos ni aspirar hacerlo.

    Nuestra evolución como seres que buscan a otros seres para compartir sus viajes de vida no depende de la rapidez. Depende de la calidad del encuentro y los procesos del desarrollo.

    La rapidez en términos humanos significa altos niveles de fragmentación y confusión cognitiva, y, tarde o temprano, termina en una crisis existencial. (Si estamos hablando de cualquier otro acto que no sea estornudar, claro.)

    Ah, “crisis”. Me suena el concepto.

    ¿Nuestra crisis de profundas fisuras económicos globales podría ser en parte el resultado de este paradigma de la depersonalización y el valor mercantil de “un segundo”?

    Yo diría que sí.

    Gracias por inspirarme, una vez más, Cristina.

    (PD. He tardado 20 minutos en leer tu artículo, reflexionar y escribir este comentario. Me temo que no soy buena materia prima para ser un robot, ni para tener 500 fans en Facebook.)

    Saludos,

    Jenifer

    Responder
    • Cristina Vives

       /  25/05/2012

      Hola Jenifer. Lo mejor de escribir para Internet y no para la prensa offline es saber que tus textos serán mejorados, potenciados y enriquecidos con aportaciones como la tuya.

      Como dices, la rapidez de Internet (ese segundo), y el ritmo vertiginoso con el que nos hemos acostumbrado a vivir la mayoría de ciudadanos de Occidente fomenta la poca calidad de las relaciones humanas y lo que tú llamas (me ha encantado) confusión cognitiva. Nos obligamos a hacerlo todo al instante y sin tiempo para pensar, y en rapidez seguro que nos ganan las máquinas; en conciencia crítica seguro que no. El problema es llegar a perder esa conciencia crítica y que el único valor sea la rapidez.

      Muchas gracias por tus aportaciones en este blog.

      Responder
  4. No se si lo dice en su ensayo, pero yo añadiría “sumérgete en un buen libro”. La literatura es un antídoto contra la despersonalización. Y no conozco una máquina que escriba buenas poesías, buenos cuentos o buenas novelas.

    Responder
    • Cristina Vives

       /  25/05/2012

      Hola Santiago. Magnífico antídoto contra la despersonalización y a favor de la conciencia crítica del individuo. Muchas gracias por tus aportaciones.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: