Dime que me quieres, Google, aunque sea mentira

Una parodia sobre el SEO (Search Engine Optimization, es decir, optimización para buscadores).

Esta podría ser una historia real de desamor. Perdón. De hecho, es una historia real de desamor. Sólo con un matiz: el amante es Miklaistoideo, un blog que hemos creado un grupo de alumnos del postgrado de Community Manager de la Universitat de Barcelona, y el ser amado es el Don Juan más liberal y traicionero del que jamás se ha escrito drama alguno: Google.

Imagen de marca de Miklaistoideo

Porque Miklaistoideo ama como nunca amó. Ha concentrado toda su pasión en Google, pero Google no le ama. Google prefiere otros miklaistoideos más altos, más guapos, más rubios, y les da más amor. Tanto amor les da, que son ellos, los altos, guapos y rubios, los que aparecen en sus primeros resultados de búsqueda. Google siempre piensa en ellos, sus miklaistoideos amados, sus miklaistoideos amantes. Y ellos son los que triunfan en esta batalla del amor 2.0, el SEO-Miklaistoideo.

No se ha dado cuenta todavía, el coleccionista de amantes, el seductor buscador, que nuestro Miklaistoideo es menos guapo, pero tiene un gran corazón.

Miklaistoideo lo ha intentado todo para recibir el amor de Google. Se ha leído todos los manuales, ha visto todos los PDF y los slideshow sobre SEO, ha seguido y analizado cientos de blogs sobre el amor- SEO, ha intentado hacerse cómplice de los amigos de su rompedor de corazones, pero ni siquiera esos amigos, Twitter, Facebook, Youtube, le han ayudado en su conquista. Otros hacen mejor pareja con él, le dicen al pobre Miklaistoideo. Y Miklaistoideo llora en un rincón, repasando, entre lágrima y lágrima, sus enlaces a otros blogs, sus artículos en otras webs, sus comentarios en redes sociales, sus h1, sus tags, su keyword set y sus negritas.

Y mientras lo hace, él, solito delante de su pantalla, Miklaistoideo sigue preguntándose: ¿Por qué Google no me ama?

Menos mal que siempre hay un amigo al lado que intenta consolar a Miklaistoideo.

-Miklaistoideo, le dice, ¿sabes que hay otros amores esperándote? El tiempo todo lo cura, y tú mereces algo mejor.

-Sí, amigo, tienes razón. Pero yo no puedo vivir sin SEO. No soporto mi bounce rate y tengo el IOR por los suelos.  Si Google no me ama todo pierde el sentido.

Y es que se ha escrito casi tanta literatura sobre SEO como sobre el amor. Y es que el SEO es amor. El amor de Google.

Y el analista web, algo así como la sabia alcahueta que aconseja a las webs cómo seducir a su amado.

Este post-parodia fue publicado originalmente en el blog  Miklaistoideo, el trabajo de un módulo sobre SEO de unos alumnos del postgrado de Community Manager y Social Media de la Universitat de Barcelona.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: