Agustín Medina: “Todo el mundo hace alarde de sus éxitos, pero muy pocos reivindican el fracaso”

Conocía a Agustín Medina y sabía de él que era una de las máximas autoridades en marketing y publicidad de este país. Profesor, conferenciante,  autor del libro “Bye, bye, marketing”, una búsqueda en Google sobre cómo levantarte de un fracaso me dirige también a él y a otro de sus libros. En un contexto como el actual, en el que tantos profesionales se encuentran con callejones sin salida que les abocan a la rendición, su libro  “Cómo llegar al éxito de fracaso en fracaso”, escrito en 2006, se me antoja algo así como un manual imprescindible para no desfallecer en estos tiempos, como dice la cabecera de este blog, inciertos.

Agustin-medina

Y de ahí esta entrevista, un pequeño regalo para aquellos que buscan argumentos para levantarse tras un contratiempo.

Se le atribuye a Henry Ford la frase de que el fracaso “es sólo una oportunidad para empezar de nuevo de forma más inteligente”. ¿Cómo hace suya este tipo de frases positivas alguien que siente que acaba de fracasar?

Es una cuestión de entrenamiento. Hay que mentalizarse de que el fracaso no es más que una etapa de nuestro camino hacia el éxito. A Edison le dijeron muchas veces que la bombilla era un invento estúpido, pero siguió trabajando e hizo más de mil prototipos hasta que consiguió el definitivo.

¿Cuál es el lado positivo de un fracaso?

La reflexión posterior sobre las causas de que las cosas no salieran como habíamos pensado. Eso nos evita cometer los mismos errores en el futuro.

¿Tenemos los españoles menor tolerancia al fracaso que en otros países?, ¿es más fácil para otros asumir el fracaso y reinventarse a partir de él?

Efectivamente. En Estados Unidos, por ejemplo, se valora en un curriculum que la persona haya tenido fracasos y los cuente, porque eso significa que está mejor preparado para esa eventualidad. Sin embargo, en España fracaso es sinónimo de perdedor.

¿Cómo se convive con el fracaso?, ¿es bueno acomodarse a convivir con él?

Fracaso es una palabra demasiado drástica para aplicarla a los pequeños contratiempos que nos encontramos constantemente. Tenemos que seguir el ejemplo de los deportistas, que pierden y ganan todo el tiempo, sin sucumbir nunca.

Lo hace en el libro, ¿nos puede contar aquí el que considera su máximo fracaso profesional?, ¿qué aprendió de él?

A veces consideramos que hemos fracasado porque conseguimos objetivos distintos a los que nos habíamos propuesto. En mi libro cuento que abrimos una agencia de publicidad en Polonia, en 1990, recién caído el muro de Berlín, con ánimo de ser pioneros en un mercado emergente. Como agencia de publicidad fue un fracaso, pues en aquellos momentos no había anunciantes en el país, pero sin embargo conseguimos un contrato para poner vallas en Varsovia, que sería el origen de una gran empresa de publicidad exterior que finalmente vendimos a un grupo italiano.

Uno de los capítulos de su libro se titula “Nunca se fracasa del todo”. ¿A qué se refiere?

Precisamente a lo que acabo de comentar. De todo fracaso se saca siempre una experiencia que puede sernos muy útil para nuestros próximos proyectos.

Otro “Reivindicando el fracaso”. ¿Es necesario reivindicarlo?, ¿para qué?

Todo el mundo hace alarde de sus éxitos, pero muy pocos reivindican el fracaso. Yo creo que hay que asumir nuestros fracasos y contarlos para que otras personas aprendan de ellos.

¿Qué papel juega el azar en el éxito o el fracaso de una persona?

El azar es un condicionante que siempre está presente en nuestros actos. Y muchas veces, a pesar de haberlo hecho todo bien, sin cometer ningún fallo, las cosas no salen como esperábamos. Hay que contar con el azar y entender que a veces juega a nuestro favor y otras en contra.

Parafraseando el titular de su último libro, ¿cuál puede ser la hoja de ruta para que un emprendedor tenga éxito en su proyecto?

Aquí me remito a un power point que tengo colgado en Slideshare “Los diez pasos imprescindibles para emprender”. En ellos se resume mi experiencia como emprendedor.

Pues aquí está:

Y hagas lo que hagas, recuerda, como dice el propio Medina al final del Power Point: “Muchos genios fracasaron antes que tú”.
¿Qué os parece?, ¿sois de los que sabéis aprender las lecciones de un fracaso?
Anuncios
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con que en España está mal visto fracasar. Pero yo creo que peor que fracasar es no arriesgar nunca, o no aprovechar la lección aprendida con el fracaso para volver a empezar…La historia demuestra que hay recompensa para los valientes

    Responder
  2. Totalmente de acuerdo con lo que nos cuenta Agustín. Gracias por el post, no le conocía, pero es un buen referente para todos.

    Responder
    • Cristina Vives

       /  03/06/2013

      Hola María,

      Muchas gracias por tu comentario. Yo conocía su libro Bye, bye marketing, donde reflexiona sobre cómo el marketing tiene que adaptarse a los cambios provocados por la irrupción de Internet y de nuevos perfiles de consumidores. Pero tampoco conocía su faceta como “teórico del éxito y el fracaso”. Y he visto que, efectivamente, es un buen referente en el campo del emprendimiento.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: